• Deportesvolver

    Viernes, 30 de agosto de 2013

    El arte de enseñar y contener mediante el box

    Entrevista. La Escuela Motobox por dentro. Leandro Dean da clases en su propia casa. Allí concurren chicos de bajos recursos y con discapacidades motrices.

    Motoneta, como lo apoda el mundo del box, junto a su hijo. (Foto UNO/Mateo Oviedo)

    Andrés Martino/ Ovación
    amartino@unoentrerios.com.ar

    Ayuda y contiene con el apoyo de muy pocos, casi de nadie.
     

    Se llama Leonardo Dean y lleva adelante la brillante tarea de enseñar. Y sus conocimientos se los transmite a los que menos tienen y a chicos con alguna discapacidad motriz.
    Un garage chico, lleno de pibes que al menos por un rato abandonaron la calle. Guanteando, haciendo bolsa o algún otro ejercicio físico, ellos van conociendo de a poco el deporte de los guantes y siempre de la mano de Dean.
     

    Ovación compartió la calurosa tarde con ellos en la Escuela Motobox que está en Santos Domínguez y habló con su responsable.
    —Hoy es una linda tarde. Recibís materiales para tu escuela.
    —En el mes de mayo, con la presidenta de la comisión vecinal Olga Ledesma y el señor Eduardo Grandolio fuimos para ver si nos podían dar material en la Subsecretaría de Deportes municipal porque tengo muchos chicos de bajos recursos que entrenan gratis. También vienen chicos con dificultades motrices y con otros problemas. Esto es todo a pulmón, nadie me da nada. No tengo sponsors y trabajo solo. Lo poco que les cobro es para los pañales y la leche de mi hijo. Esa es la realidad. Lo hago con todo el amor del mundo y me llena el alma ayudar a los chicos que menos tienen.
     

    —Hace mucho que están en el box ¿Por qué la ayuda llega recién ahora?
    —Toqué varias puertas y siempre me hablaban de paciencia. Esperamos y llegó algo. Yo estoy muy agradecido y fundamentalmente a la comisión vecinal porque el apoyo de ellos es muy importante.
     

    —Es lugar es chico. ¿En algún momento vas a necesitar una ayuda grande para ampliar este espacio?
    —La casa la van a vender y yo estoy alquilando. Encima me quedé sin trabajo y de acá me tengo que ir. Hay un salón en el polideportivo que está a medio terminar. Ojalá se termine, Dios me ayude y me pueda ir para allá para seguir trabajando con los chicos que no pueden pagar.
     

    —¿Cómo empezás a trabajar con chicos sin recursos y discapacitados?
    —Empiezo a trabajar con ellos porque me llenan en alma. Me satisface más que tener un boxeador profesional, te digo la verdad. Me vuelve loco. Tengo un chico, Franquito, que tiene problemas motrices en los pies y el padre dice que esto es como una rehabilitación porque le hizo muy bien.
     

    —¿Y el box en qué los ayuda?
    —Yo aprendí que esto es escuela y aprendí a enseñar más allá de los errores que uno comete. Esto te aleja del cigarrillo, de las drogas y te saca de la calle. Se les enseña orden y no se les enseña a golpear, todo lo contrario y de eso me encargo yo.

    —¿Esto se expande?
    —Sí la verdad que sí. Empecé con 10 chicos y ahora tengo más de 30. La verdad me gustaría no cobrarle un peso a nadie, pero lamentablemente mi hijo necesita comer.
     

    —¿Sueños?
    —Tener una escuela más grande, tener 300 chicos y no cobrarle a nadie. Que sea un placer, pero necesito ayuda. Igual estoy agradecido porque un par de guantines es oro para mí.
     

    Desde el barrio

    La comisión vecinal de barrio Paraná V le está dando una mano a Leandro Dean y ayer estuvieron en uno de los entrenamientos. Olga Ledesma, la presidenta, comentó.
    “Nosotros estamos trabajando en conjunto con varias instituciones y una de ellas es esta. Es al que más queremos ayudar por lo que hace con los chicos. Acá hay chicos de la calle y él intenta sacarlos de ahí y de las adicciones. Le damos una mano en este momento”.
     

    A su turno Eduardo Grandolio opinó: “Esto es una muy buena acción y vimos un recurso humano muy predispuesto, de una gran voluntad para ayudar. Tuvimos una respuesta de la Subsecretaría de Deportes de la Municipalidad y de su titular. Acá se carece de medios y todo es rudimentario. Estamos trabajando para integrar al joven para que ellos se sientan respaldados”.

     

    Aquino, agradecido
    Daniel Aquino, boxeador profesional que está por pisar en breve el Luna Park, entrena en Motobox. Ayer El Terrible dijo a Ovación: “Me pone muy contento que le den elementos para el gimnasio. La verdad Motoneta (por Dean) se lo merece porque es un buen muchacho. Nosotros cuando nos quedamos sin gimnasio él nos ofreció el suyo sin pedirnos nada. Estoy entrenando acá y la verdad es que le hacen faltas elementos. Hay chicos que están saliendo de las drogas, que son discapacitados y esto ayuda y mucho. Hay que agradecerle a Motoneta por la clase de persona que es. Yo no soy de hablar mucho con los chicos porque acá vengo a entrenar. Después cuando termino sí trato de ayudar por ejemplo en el guanteo. Ellos están contentos con mi presencia acá y eso a mí me pone bien”.


    ¿Alcanza?

    Desde la Subsecretaría de Deportes municipal acercaron materiales para que los chicos sigan con sus entrenamientos. Los elementos entraban en una bolsa un poco más grande que la de un supermercado.